Cuando pienso en esta trama de explotación sexual de menores, no puedo evitar acordarme del caso Bar España, y de las niñas Toñi, Miriam y Desirée de Alcàsser

2017, la exdiputada y expresidenta del Parlamento balear, Xelo Huertas, denuncia negligencias y falta de recursos en los servicios sociales de Baleares, el IMAS (Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales). Según ella, después de haber indagado descubre que se están cometiendo irregularidades muy graves, tanto en el diagnóstico de algunas retiradas de tutela de menores a los padres, como en la custodia y el cuidado de esos niños y niñas en los centros.

Presenta una propuesta no de ley (PNL) “para remodelar el IMAS y encargar una auditoría externa de los últimos diez años”. Unos meses después, el 13 de marzo de 2018, la PNL se vota con el rechazo absoluto de la cámara y bajo las acusaciones hacia Huertas de “generar alarmismo y de hacer espectáculo con los menores”, “Usted pone en cuestión todo un sistema y genera desconfianza”.

Dos años después en Mallorca el 24 de diciembre de 2019, una niña de 13 años es violada por un grupo de adolescentes. Durante la denuncia, la menor hace referencia de la existencia de un grupo organizado dedicado a reclutar menores en situación vulnerable: sexo a cambio de drogas y dinero. Ella es una de esas niñas vulnerables ya que está tutelada por uno de los centros del IMAS.

Los casos de prostitución infantil que habrán sucedido desde que Xelo Huertas lo denuncia e intenta hacer una investigación, hasta que se destapa el “escándalo” tras la denuncia de la menor dos años despues, no han salido a la luz, aunque, Fiscalía de Menores dice ahora investigar 16 posibles casos de explotación sexual infantil (15 niñas y 1 niño). Además, la misma Conselleria de Asuntos Sociales del Gobierno Balear admite que en los últimos cuatro años se ha despedido a cinco educadores y educadoras de los centros Es Pinaret, Es Mussol y Son Fusteret, por “conductas sexuales inadecuadas” con los menores. Hechos denunciados entre los años 2016 y 2019. Cuatro de ellos denunciados a Fiscalía.

Luego, ¿se sabía? Entonces, las denuncias de Xelo Huertas tenían fundamento.

Pero esto viene pasando mucho antes de que Huertas lo denunciara. Hay una asociación llamada ACCESI (Agrupación Ciudadana Contra la Explotación Sexual Infantil), impulsada por Joana Molinas. Joana fue una menor tutelada en los años 90, y cuenta que ella fue violada por primera vez a los 9 años, e intentaron prostituirla varias veces cuando a los 13 ingresó en un centro de menores. Hoy tiene 41 años. Entonces, hace 30 ya existía la explotación sexual de menores tutelados en Baleares. ¿Alguien dudaría de que incluso viene de mucho atrás? Ella no fue la primera ni la única. Cuando leo a Joana escribir la frase “Mediterraneo turístico” no puedo evitar pensar en una red de turismo sexual y pederastia.

A medida que busco información me doy cuenta de que parece una práctica habitual y antigua. Parece que mucha gente lo sabe y calla. Es un tema muy grave en el que tiene que ver gente poderosa, de lo contrario sería imposible mantener el velo que lo oculta.

De hecho, después del escándalo inicial ha vuelto el silencio. Algunas intentamos mantenerlo vivo en foros, grupos de WhatsApp o en redes sociales:

O escribiendo sobre el tema en páginas web feministas como Natalia con su artículo Los tentáculos que atrapan a las menores tuteladas en el que apunta varios datos. O yo misma con este escrito.

Hace ya un mes que la prensa no dice nada y los políticos parecen no atreverse a hablar del tema. Como Irene Montero, la actual Ministra de Igualdad que dijo en una entrevista para Onda cero “Hay una investigación en marcha y nos corresponde ser cautelosos”.

Lo terrible es que se sabe de siempre pero no ocurre nada. Algunos trabajadores de centros de protección de menores han dicho en prensa cosas como “Cuando vienen con zapatos nuevos sabes que se han prostituido” o ” Cuando una niña se escapa y vuelve al día siguiente, con ropa de marca, o unas zapatillas, o veinte euros, ya sabemos qué ha pasado“. Algunos incluso se atreven a decir que hay un “descontrol absoluto” en estos lugares, ya que algunos menores consiguen escaparse y tardan días en volver al centro.

PSOE, MÉS y Unidas Podemos han presentado una moción con la que se insta al Consell a crear una comisión de expertos para “evaluar” las actuaciones del IMAS y establecer “propuestas de mejora” para combatir la explotación sexual infantil en el futuro. Pero, ¿y lo que ha sucedido hasta ahora? ¿los gobiernos no quieren encontrar a los culpables? ¿qué pasa con el resto de centros que hay en todo el Estado? No somos tan ingenuas como para pensar que esto solo ocurre en las Baleares.

Sospechamos que una vez más se va a llevar al olvido, o al engaño, un tema que atañe a niñas, niños y adolescentes. O quizás busquen un cabeza de turco. Es demasiado evidente que la prostitución mueve muchos millones de euros y la mafia es muy poderosa. Más que los gobiernos. Y a ellos les da lo mismo si la manera de lucrarse es a costa del sufrimiento de las más vulnerables, lo que importa es enriquecer al capital y para ello cuentan con su gran aliado el patriarcado.

Cuando pienso en esta trama de explotación sexual de menores, no puedo evitar acordarme del caso Bar España, y de las niñas Toñi, Miriam y Desirée de Alcàsser.

Cristina Serrano
Coordinadora del Partido Feminista de España en Catalunya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s